Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Afiliación Elite: Crodwell, Assassination Academy
Mar Ene 08, 2013 8:01 pm por Invitado

» · Sta. Lucía · Afiliación Élite
Vie Nov 30, 2012 11:21 pm por Invitado

» Once Upon a Time in Storybrooke {Afiliación Elite}
Sáb Nov 03, 2012 5:50 pm por Invitado

» Fruit of the poisonous tree [Elite]
Mar Oct 23, 2012 9:09 pm por Invitado

» Literary and Graphics [Afiliación élite; RECIÉN ABIERTO]
Sáb Oct 13, 2012 7:33 pm por Invitado

» Welcome to Ravensville [Élite]
Jue Oct 11, 2012 2:07 pm por Invitado

» Erase una vez [Afiliación élite]
Mar Oct 09, 2012 6:07 pm por Invitado

» Registro de PB
Dom Oct 07, 2012 4:43 pm por Astrid Z. Roux

» El Árbol del Ahorcado {#} | Panem RPG | Normal
Dom Oct 07, 2012 2:17 pm por Invitado

The Hole Photobucket Photobucket 7th & Spring Thewalkingdeadrol Party Is My Lofe Age of Dragons Photobucket Guardianes Another Praga 28_194846_96xb13 Rol Anatomia de Grey

Trama del Foro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama del Foro

Mensaje por Admin el Miér Sep 19, 2012 4:14 pm


Dios, en su infinito poder y omnipotencia, encerró a su hermano Lucifer en las profundidades de la Tierra para castigar su traición. Con él a sus lacayos, los ángeles renegados, que buscaban sembrar el caos y la desesperación en su propia creación. Los condenó a vagar infinitamente en el subsuelo como desterrados de su propio mundo. Les arrebató el alma y con ella cualquier salvación posible para ellos. Los condenó a la locura, el odio, la mismísima ira… Y fue entonces cuando el ser humano fue libre para destrozarse por sí mismo. Con sus propios ojos Dios fue testigo de la masacre de una sociedad humana basada en la ley del más fuerte. Y lloraba, lloraba amargamente mirando sus manos mientras se lamentaba continuamente de haber liberado a la bestia que acabaría con el planeta. Como su último intento por salvar a la humanidad, les envió a sus fieles seguidores: los ángeles. Su misión era enderezar el camino de los hombre, abrirles la mente para que rectificaran como era debido. Y pareció funcionar en muchos, mientras que en otros tantos fue como un simple soplo de viento.

[...]
-¡Ya basta!- aquel grito puso inicio a la rebelión celestial. El arcángel Gabriel, quien lideraba entonces a una legión de más de diez mil ángeles, infló su odio hacia la especie humana. Los veía inconscientes e irresponsables, desagradecidos por la oportunidad que les habían brindado. Y el odio hacia ellos le consumió y arrastró junto a él a sus ángeles. Llevó la ira al mundo y los castigó con una pandemia. Un virus que acabó con gran parte de las poblaciones en el globo. Dios actuó entonces, haciendo desaparecer aquella enfermedad mortal para el hombre y cortándole las alas a los ángeles seguidores de Gabriel. Los degradó a criaturas consumidas por la ira de su propio líder. El arcangel logró escapar del castigo divino que le aguardaba haciendo pactos con el mismísimo infierno.

Él, el fiel seguidor de Dios, había traicionado por completo la confianza que un día se depositó en él abriendo las puertas del inframundo. Se adentró en la oscuridad que lo embargaba y buscó a Lucifer, al traidor, al renegado de las tierras celestiales, para pactar con él la destrucción del creador del mundo. Y el diablo, sabio como ninguno, aceptó sólo con una única condición: él estaría al servicio de Gabriel cuando desbancaran juntos el reinado de Dios.

[...]
El mal se desató en el mundo. Lucifer y Gabriel fueron sus caudillos mientras ángeles caídos y demonios libraban las batallas contra la creación de Dios. Los humanos veían como su mundo se consumía entre las cenizas del fuego, cómo caía entre el manto absoluto del agua y cómo mordía el polvo de la tierra al levantarse. Morían, caían como moscas ante el inminente ataque de las bestias sin corazón. Fue Dios quien iracundo y humillado ante tal osadía, creó a sus fieles guerreros que, a expensas de ser ángeles, eran más fuertes y decididos que ellos. Los deseos de venganza hacían mella en sus corazones y los guiaba como sangrientos seres defensores del bien suprema. El Creador ya no buscaba defender a la humanidad de Lucifer, si no acabar con el bastardo hermano que poseía.

Los hombres eran ajenos a la lucha de poder que tenía lugar entre los seres superiores, ellos sólo veían la destrucción que ocasionaban en el mundo. Los ángeles, que aún permanecían entre los hombres, se aseguraron un puesto neutral en la guerra, siguiendo con su trabajo de guiar a los humanos hacia la luz. La humanidad se vio francamente reducida a poblaciones pequeñas, que se concentraban en núcleos urbanos aún en pie por todo el planeta mientras demonios, arcángeles y guerreros de dios libraban la batalla que decidiría su propio destino.


avatar
Admin
Admin

Mensajes : 42
Puntos : 94
Fecha de inscripción : 22/08/2012

Ver perfil de usuario http://destino-survive.gratis-foros.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.