Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Afiliación Elite: Crodwell, Assassination Academy
Mar Ene 08, 2013 8:01 pm por Invitado

» · Sta. Lucía · Afiliación Élite
Vie Nov 30, 2012 11:21 pm por Invitado

» Once Upon a Time in Storybrooke {Afiliación Elite}
Sáb Nov 03, 2012 5:50 pm por Invitado

» Fruit of the poisonous tree [Elite]
Mar Oct 23, 2012 9:09 pm por Invitado

» Literary and Graphics [Afiliación élite; RECIÉN ABIERTO]
Sáb Oct 13, 2012 7:33 pm por Invitado

» Welcome to Ravensville [Élite]
Jue Oct 11, 2012 2:07 pm por Invitado

» Erase una vez [Afiliación élite]
Mar Oct 09, 2012 6:07 pm por Invitado

» Registro de PB
Dom Oct 07, 2012 4:43 pm por Astrid Z. Roux

» El Árbol del Ahorcado {#} | Panem RPG | Normal
Dom Oct 07, 2012 2:17 pm por Invitado

The Hole Photobucket Photobucket 7th & Spring Thewalkingdeadrol Party Is My Lofe Age of Dragons Photobucket Guardianes Another Praga 28_194846_96xb13 Rol Anatomia de Grey

Y llegaras tan alto, que tu caída será tu perdición {Liev Gabriel Lefisson PNJ}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y llegaras tan alto, que tu caída será tu perdición {Liev Gabriel Lefisson PNJ}

Mensaje por Rosalie E. Northman el Miér Sep 26, 2012 8:26 pm

Iglesia, Praga ● 29 de Septiembre ● 01:06 de la madrugada ● Liev Gabriel Lefisson


"Querido Dios, ahora te diré un par de cosas, lo que hice por ti". Los angelitos pintados en el techo alzaban sus pequeñas alas blancas sobre las nubes de diferentes colores, una pequeña chispa salía de sus dedos regordetes y ninguno de ellos sonreía, las sonrisas estaban prohibidas para los ángeles, la simple sonrisa radiante y hermosa de un ángel lo haría deseable y ellos no podían ser deseables no para ojos humanos. Por ello no se pintaban a los ángeles como eran realmente, por ello seguían siendo los beber regordetes y no los hombres y mujeres que realmente eran. "Lloré, grite tu nombre en la oscuridad, recé y aún así jamás me escuchaste" La figura de Venus estaba representada a uno de los lados de la Iglesia, no era una hermosa imagen, una mujer medio desnuda con grandes curvas semidesnuda, aunque no habría mejor obra que la auténtica, se mostraba como hombres e incluso como los ángeles querían tocarla, por su belleza, por su pureza, pero a los ángeles no se les permite amar, están destinados a mirar eternamente.

Los tacones de Northman resonaban por los pasillos de la Iglesia, se alzaban como una melodía andante, como si el coro estuviese esperando a que llegase la ora de entrar, siendo los tacones de la muchacha los que marcaban el ritmo. "No quiero tu mano esta vez, ni tu ayuda. Porque encontré algo en la oscuridad en donde me hundí"
Northman no era un ángel y jamás lo sería, tampoco quería serlo, no soportaría estar alejada de todo lo que la divierte y servir a un Dios cruel, a un Dios humorístico y sádico, que jugaba con los hombres para su entretenimiento poniendo el tablero de ajedrez, los peones y las reglas. Pero el nunca jugaría, un Dios no se rebajaría a jugar con los mortales, a pesar de que sean sus hijos y de que los ame más que a sí mismo, mentiras, patrañas, chistes y más chistes. "Él me susurro que no debía ser así, que no merecía sufrir por ti. Caí, morí para renacer siendo otra persona"
La Iglesia estaba vacía, cerrada a esas horas ¿pero acaso le impediría a Northman pasar? Desde luego que no, ella no tenía cadenas que la apresaran, ella no conocía los límites de nada, siendo humana había soñado con la libertad, con tener el control en sus manos, el control de su vida y desde más de mil años lo tenía ¿había sido una victoria? Ella no lo veía así, pero si que lo veía como un comienzo, pues no poseía todo lo que deseaba,a la avaricia era parte de ella, no podía conformarse con ser un demonio a secas, la gustaba ser una abogada, la gustaba sentir la vida de una persona en sus manos, ella jugaba a ser Dios ahí abajo ¿era un buen comienzo? desde luego que si lo era. "Un sacrificio por una vida de oro y alejarme para siempre de tu marginamiento, no seré más tu bufón"

Sus caderas se movían como en un baile, levaba un vestido que hacía que su cuerpo fuese mán sensual todavía, todo su cuerpo se movía como en un baile alzaba las manos hacía arriba tras pasar por su cuello y su cabello y daba pequeños golpes a los bancos de madera tumbándolos en el suelo, mientras de vez en cuando se reía mientras miraba a los ángeles, se movía como si fuese un gato, como si estuviese excitada realmente.
Llego al altar y abrió los brazos hacía arriba moviendo sus caderas como en un baile sensual y después de eso, dio un pequeño salto y subió a la mesa y con un par de patadas tiro todo lo que había en la mesa dejando simplemente el pequeño mantel blanco con los bordes dorados. Se puso enfrente de todos los bandos tumbados sonriendo ampliamente y extendió los brazos como en un abrazo, juntando sus pies y dejando caer la cabeza, en una postura muy real a la del hijo de un Dios sádico, solo que con un hermoso cuerpo de mujer.

"Soy la esencia de la humanidad, mi sangre alimenta tu ser, bebe, embriaga tus vicios. Deja de blasfemar, ven y hazme el amor", se quedo en esa postura unos instantes hasta que oyó el golpeteo de una nueva persona en la sala, su olor, demasiado angelical aún pero el olor de nuevos placeres en su piel dejaban no otra cosa, que la lujuria del saber que siente un padre ante caída de un hijo que había llegado tan alto.
avatar
Rosalie E. Northman

Mensajes : 34
Puntos : 15
Fecha de inscripción : 24/09/2012
Localización : ¿Alguna vez has bailado con el diablo a la luz de la luna?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y llegaras tan alto, que tu caída será tu perdición {Liev Gabriel Lefisson PNJ}

Mensaje por PNJ el Jue Sep 27, 2012 6:15 pm

Mira tu hipócrita sonrisa de ángel salvador y pregúntate por qué estás aquí. Si dios ya no es tu salvador ¿por qué razón te rodeas de su presencia? Tú ángel desdichado, caído de los altos celestiales para arremeter contra tu Creador, has osado pisar el suelo que le pertenece. Y andas despreocupado, buscando entre el silencio de la casa de Dios el consuelo que no hallas para tu alma. Para ti es tarde, tarde ya para arrepentire. Mas no es eso lo que deseas, ni si quiera lo que más anhelas: vienes para hacerlo enfadar, para hacerle saber que Lucifer aún no ha acabado con tu patética y bastarda existencia. Gabriel ángel mensajero, aquel que fue enviado a para anunciar el nacimiento de Cristo a los hombres, ahora no eres más que el vil traidor del bien.
Y aún te ves perfecto, bello como ningún otro. Deslumbras con tu presencia al más gélido de los mortales. Y pensar que eras su favorito...

Te mueves cual sombra entre los bancos de madera, burlándote de Dios. Es tu socarrona sonsira lo que hace que el bien se resienta. La ignorancia hace que los humanos a los que tanto odias aún te admiren y conserven en el techo de sus construcciones. Mira, échale un vistazo al techo y te observarás entre los altos ángeles. Lástima que tal dibujo no te haga justicia.
Tus fieros ojos oscuros se pierden en la figura colgada del hijo de Dios y en las lágrimas de una mujer que llora su pena. Si alguna vez sentiste lástima por el Mesías, ahora no sientes más que asco. La falta de fe de tu corazón ha envenenado tu mente, tu alma y el corazón del humano que tan brutamente consumes entre los retales de tu propia existencia. Pasas tu fina mano por el respaldo de uno de esos bancos que tanto sorteas con tu lento caminar mientras te acercas peligrosamente al altar ¿Prefieres olvidar el resentimiento que sientes?.— El justo exultará al ver la venganza y sus pies lavará en la sangre del impío.— y te ríes de tus propias palabras, unas palabras dichas con ironía. Tan bien recuerdas el apocalipsis Gabriel... amenazas a tu padre, a tu Creador, como si hubieras nacido para ello ¿Dejaste que Lucifer entrara en tu mente? No eres fuerte, poco o nada queda de aquel arcángel que los gobernaba a todos. Tenías un poder que no habías pedido y ahora con el mismo desatas tempestades sobre la inocencia.

De repente te quedas quieto, cual perfecto felino, y oyes el eco en las paredes de la vacía iglesia cerrada. Son pasos, son palabras...las oyes en tu cabeza. Sonríes de medio lado y te apartas, ocultándote en la oscuridad que tan bien ha parecido acogerte. Aguardas en ella, posando tus ojos en la figura femenina que se adentra danzante y explosiva en el camino. Las sientes fuerte, decidida y atroz. Como una brutal tormenta fugitiva. De pronto la deseas y tu mundo se centra en ella, en la maldad que sus poros dejan ver ¿Disfrutas con la mancillación de un lugar sagrado? Cada vez está más claro que no hay lugar para ti en el reino de Dios.
La ves tumbarse en el altar, algo que no debía haber hecho ¿Acaso te queda consciencia? Sales de tu escondite como una cucaracha, andando en silencio con tus ojos aún clavados en su pelo azabache. Te acercas y la sientes más, como una oleada de pasión desenfrenada.— Tú.— te ves decidido, francamente como ningún otro. Una sorpresa sin duda alguna.— Baja de ahí ramera.— más que consciencia veo tus celos, sólo tú debes burlarte de Dios de tal forma.— No mereces si quiera el ardor que siento.— entre el asco y la pasión. Un desenfrenado sentir que no cesa. Tu rostro se encoge casi acechante y terminas de colocarte en frente de dicho altar, mirando hacia ella con las manos en tu espalda. Y deberá obedecer si no quiere probar la ira de un hijo de Dios descarriado.
avatar
PNJ

Mensajes : 3
Puntos : 2
Fecha de inscripción : 21/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.