Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Afiliación Elite: Crodwell, Assassination Academy
Mar Ene 08, 2013 8:01 pm por Invitado

» · Sta. Lucía · Afiliación Élite
Vie Nov 30, 2012 11:21 pm por Invitado

» Once Upon a Time in Storybrooke {Afiliación Elite}
Sáb Nov 03, 2012 5:50 pm por Invitado

» Fruit of the poisonous tree [Elite]
Mar Oct 23, 2012 9:09 pm por Invitado

» Literary and Graphics [Afiliación élite; RECIÉN ABIERTO]
Sáb Oct 13, 2012 7:33 pm por Invitado

» Welcome to Ravensville [Élite]
Jue Oct 11, 2012 2:07 pm por Invitado

» Erase una vez [Afiliación élite]
Mar Oct 09, 2012 6:07 pm por Invitado

» Registro de PB
Dom Oct 07, 2012 4:43 pm por Astrid Z. Roux

» El Árbol del Ahorcado {#} | Panem RPG | Normal
Dom Oct 07, 2012 2:17 pm por Invitado

The Hole Photobucket Photobucket 7th & Spring Thewalkingdeadrol Party Is My Lofe Age of Dragons Photobucket Guardianes Another Praga 28_194846_96xb13 Rol Anatomia de Grey

Es la noche fatal, la recta final {P. Frîda Wøfräg}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Es la noche fatal, la recta final {P. Frîda Wøfräg}

Mensaje por Rosalie E. Northman el Mar Sep 25, 2012 7:12 pm

Cementerio ● 00:56 de la noche ● P. Frîda Wøfräg

Nunca ha sido una niña a la que le hayan interesado los cuentos de hadas, en lugares luminosos, ricos en belleza y pureza, nunca se ha parado a pensar que estaría más hermosa con un ambiente verdoso, no, Rosalie no es así, nunca le ha gustado creer que todo podría ir bien, nunca se ha interesado por los príncipes azules, por las hada madrinas o por los hermosos castillos. Rosalie siempre admiraba a las brujas malvadas de los cuentos, esas mujeres que todas las personas odiaban por ser unas incomprendidas ¿tanto les costaba entender la ira, los celos o incluso en muchos casos la avaricia que podían sentir esas mujeres? ¿Tan malos eran realmente esos sentimientos? ¿O solo son una parte de nosotros mismos que tanto nos cuesta asimilar y admitir que también los tenemos en nuestro corazón?
No, Rosalie nunca fue un princesa, nunca se sintió como tal, ella es la bruja del bosque lúgubre y misterioso, su mirada fría y oscura, sus labios rojizos como la sangre y el movimiento de su cuerpo, tan lujurioso, con tanta fuerza de poder en sus manos, con esas aptitudes jamás podría ser la princesa, pues la princesa no busca solo el cuerpo del príncipe y Rosalie, es lo único que desea tener, el corazón, déjaselo a la princesa.

Envuelta en un corto vestido negro de tubo con un bonito estampado transparente en los hombros, el cabello suelto en unas pequeñas ondas, los labios de color rojo como la sangre que chorrea de los cuerpos humanos, con unos zapatos de tacón negros, recorre el paseo de piedra que lleva hasta la puerta del cementerio, con los andares propios de ellas, moviendo las caderas de un lado para el otro, como si hubiera personas mirándola y tuviera que mostrar lo que posee. No lleva nada en las manos, ni tampoco tiene bolsillos lo único que lleva encima, lo lleva en su escote un cigarro y un mechero, no abultan nada, pero siempre lleva un cigarro de White Cup encima de ella, como una joya, como un amuleto.
Cuando llega a la verja de hierro pintado de color negro oscuro, envuelve su mano en uno de los barrotes y se asoma ligeramente viendo el candado puestos, emboza una traviesa sonrisa y, soltando la verja, da unos pasos para atrás y unos segundos después ya esta en el interior sin tocar dicho candado. Renueva su marcha, haciendo sonar la piedra del suelo que hace un pequeño pasillo por el medio, siendo rodeado de un sin fin de lápidas, flores y velas. Ella no busca ninguna solo da un paseo por los alrededores, en lugar de un a un bar, a la oficina o a casa, le gusta dar pequeños paseos mientras escucha los gritos de las almas doloridas a su alrededor.

"Ayudanos" dicen algunas, susurras palabras de auxilio que Rosalie no piensa atender, no es un ángel ella los hundiría más al infierno y jamás le habían gustado las almas lloricas, zorras lloronas que no tenían otra cosa mejor que hacer, que seguir lloriqueando tras su muerte. Saca de su escote el cigarro y el mechero, se lleve este a la boca y lo enciende tomando de golpe una calada llenando su boca de ese humo tan divino. Después lo expulsa formando una nube de humo que asciende a los cielos. Bajo la mirada hasta una tumba cercana, donde un ángel con forma de bebe con una gran melena y una mirada celestial, juntaba sus manos sobre su pecho y miraba al cielo — Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos y orase. Pero los discípulos los reprendieron. Entonces Jesús les dijo: —Dejad a los niños y no les impidáis venir a mí, porque de los tales es el reino de los cielos. Y habiendo puesto las manos sobre ellos, partió de allí.— Dijo con voz clara mientras los corros de las voces gritaban furiosos por haberla leído un demonio. Ella se echo a reír con fuerza mientras se acercaba al angelito y, rozando el rostro del mismo con su dedo la piedra comenzó a romperse y las voces volvieron a gritar — Chillad, zorras lloronas que no hacéis más que divertirme — Reanuró su marcha por el cementerio dando otra calada dejando la estauta del ángel medio destruida, una oración en el aire y el llanto de las mujeres y hombres a su alrededor, mezclando su risa con estas formando una nueva melodía.
avatar
Rosalie E. Northman

Mensajes : 34
Puntos : 15
Fecha de inscripción : 24/09/2012
Localización : ¿Alguna vez has bailado con el diablo a la luz de la luna?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.