Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Afiliación Elite: Crodwell, Assassination Academy
Mar Ene 08, 2013 8:01 pm por Invitado

» · Sta. Lucía · Afiliación Élite
Vie Nov 30, 2012 11:21 pm por Invitado

» Once Upon a Time in Storybrooke {Afiliación Elite}
Sáb Nov 03, 2012 5:50 pm por Invitado

» Fruit of the poisonous tree [Elite]
Mar Oct 23, 2012 9:09 pm por Invitado

» Literary and Graphics [Afiliación élite; RECIÉN ABIERTO]
Sáb Oct 13, 2012 7:33 pm por Invitado

» Welcome to Ravensville [Élite]
Jue Oct 11, 2012 2:07 pm por Invitado

» Erase una vez [Afiliación élite]
Mar Oct 09, 2012 6:07 pm por Invitado

» Registro de PB
Dom Oct 07, 2012 4:43 pm por Astrid Z. Roux

» El Árbol del Ahorcado {#} | Panem RPG | Normal
Dom Oct 07, 2012 2:17 pm por Invitado

The Hole Photobucket Photobucket 7th & Spring Thewalkingdeadrol Party Is My Lofe Age of Dragons Photobucket Guardianes Another Praga 28_194846_96xb13 Rol Anatomia de Grey

S. Burne Kiles +

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

S. Burne Kiles +

Mensaje por S. Burne Kiles el Jue Sep 20, 2012 9:16 pm






NOMBRE COMPLETO:
Sàhara Burne Kiles Heêskov.

EDAD:
Veintiuno.

GRUPO:
Humano.

ORIENTACIÓN SEXUAL:
Heterosexual.

OCUPACIÓN:
Estudiante de economía. Si se da, camarera, corredora y fotógrafa.

PODER:
...
Aspecto Psicológico
¿Sabes lo qué es la adrenalina? ¿Esa sensación que hace que la sangre corra más deprisa por tu cuerpo, poner los músculos en tensión, sentir la necesidad de moverte? ¿Sabes lo qué es la libertad? ¿La sensación de sentir de una manera diferente el viento que te alborota el cabello? ¿Sabes lo qué es volar? ¿Sentir el mundo bajo tus pies, pensando que en cualquier momento se elevarán? ¿No sientes ganas de saberlo, de sentirlo, de ser un simple pájaro en el horizonte? ¿De verdad qué no te gustaría sentir la felicidad corriendo por tus venas, de los pies a la cabeza, y que llegue a tus labios formado una leve sonrisa de satisfacción?

Burne sabe todo eso y más.

La ya crecidita Burne es una tormenta en pleno apogeo. Sí, como lo oyes. Nadie sabe cómo es que nació humana, pues todos saben de su afición -y obsesión- a correr a toda velocidad. Lo dicho: un rayo rápido y fugaz. Ajá, levantarse a las seis de la mañana para correr por el parque desierto sin que nadie la moleste. Le da otra perspectiva, dice. Y vaya que sí, se siente única, sola mientras corre. Aunque tampoco es que le importe mucho sentirse sola pues no se daría cuenta ni de los detalles que la rodean. ¿Cómo iba a notarlos? La chica que veis no es muy perspicaz. No, no. Ella es desordenada y muy despistada. Alguien que no notará el ligero cambió que has podido dar a tu cabello o a la que tendrás que repetirle las cosas cien mil veces hasta que se entere.

Pero tras la lente de una cámara todo cambia.

Es una espía, un ninja. Le gusta correr hasta los lugares más remotos de la ciudad. Y si no, simplemente va a cualquier lugar y esconderse. En cualquier sitio que pueda ocultarla de miradas indiscretas. Se esconde entre los árboles, tras los muros, en cualquier lugar. Y en esos momentos, dispara su cámara inmortalizando el momento para siempre. Le gusta esa forma de divertirse y ver como caen estúpidamente en su anzuelo. Porque sí. Lleva años en eso, y puede asegurar que los momentos estúpidos de la gente pueden quedarse guardados siempre en ese momento. Al final, su risita incontrolable, dicen que adorable, que se convierte al segundo en agudas carcajadas hacen que la descubran y la regañen. Pero eso a ella le da igual. Por decirlo de alguna manera, hace oídos sordos a sus obligaciones.

Es toda una rebelde, sí señor. Odia que le den órdenes o que tenga que cumplir esto o lo otro porque sí. Pero, eh, lo cumplirá. Con una mueca de desagrado y con humor de perros, pero lo hará. Aunque no esperes que lo haga bien, pues es conocida por hacer su trabajo a medias, o mal, si se da el caso. Es su forma de demostrar que nadie la mangonea o pretende arreglarle la vida hablando por ella. No, Burne no perdonará que hables, decidas o hagas algo por ella ni aunque se esté muriendo en el momento. No, por nada del mundo lo hagas, pues aunque pueda parecer un pequeño pájaro, sacará sus dientes y sus garras y te atacará con un carácter más fuerte de lo que te podrías imaginar en alguien tan frágil e indefenso.

¿A qué ahora los pajaritos no te parecen tan tiernos?

Pero, eh, tranquilo. Ella también lo es. Con su sonrisa de oreja a oreja y esa cara de niña buena, te tomarían por loco si llegaras a juzgarla de esa manera ante los demás. Es todo un cielo cuando quiere. Va de aquí para allá -cuando la convencen para quedarse quieta- dando saltitos y haciendo que todo el mundo se enamore de la bonita niña que sonríe a todo el mundo. Ella es así de manipuladora. Pero sí, todos concuerdan que muy a menudo es una niña encantadora y llena de vida, siempre y cuando consiga lo que quiere y la dejen vivir en su mundo de ninjas, cámaras y carreras.

¿Qué más podemos decir de el pequeño pajarito castaño? Cuando quiere puede ser realmente convincente y seria. Alza una ceja, pone cara de gatito abandonado y tiene a la gente en el bote. Y entonces es cuando se la puede ver con esa sonrisa de satisfacción y malicia. Ajá, solo le faltaría frotarse las manos y la carcajada sonora para ser casi un genio barra científico loco. Y cuidado, puede llegar a ser una mentirosa de cuidado. Si a eso le sumamos que tiene genes de egoísmo, insolencia, prepotencia y todo lo que te puedas imaginar más todas aquellas sesiones de egoísta y borde que lleva encima, pues te sale alguien tan raro como ella misma.

Pero es entregada. Sí, sí, como oyes. Si tiene que hacer algo, lo hace. Si tiene que cumplir algo, lo cumple. Si promete, no puede dejarlo de lado y olvidarlo. No, Burne es alguien de palabra que, aunque mentirosa, cumple y es incapaz de mentir en esos aspectos. Nunca la verás haciéndose la tonta si te prometió algo, o creyendo haberlo olvidado. Eso sí, lo querrá todo perfecto, hasta el más mínimo detalle. Es una perfeccionista de cuidado y no descansará si ve una sola hoja en mal sitio. Además, lo quiere todo en su forma y a su estilo. Como ella quiera; como su cabecita castaña y malhumorada quiera. Si no lo haces como a ella le plazca, bueno, prepárate para correr.

No es perfecta, eso lo sabe, y lo odia. Quiere serlo por todos los medios.

Es bastante irascible si la pillas desprevenida, y nerviosa, se podría decir. Nunca, y repito nunca, le des un susto cuando ella no lo sepa, pues no vivirás para contarlo. Eso es lo que peor le sienta, pues se siente indefensa y vulnerable. Muchas veces, cuando acompaña a sus hermanos a visitar la tumba de sus padres, suele sentir la buena adrenalina corriendo por su cuerpo. ¿Raro, verdad? Pues así es. El nerviosismo recorre su cuerpo, y no puede más que sentir la adrenalina de volver a sentirse cerca de sus padres. Y ya ni te cuento ante lo que sucede en Praga. A veces se siente desprotegida ante lo que pueda pasar, pero eso le gusta. Puede parecer masoquista, pero no lo es. Es algo más que eso. Es como si lo de fuera le llamara, como si sintiera la necesidad de saber cada vez más sobre lo que pasa y observar el mundo que muchos otros se niegan a aceptar. Eso es su innegable curiosidad.

Al pequeño rayo de tormenta no le molesta matar animales para vivir, ni muchos menos. Toda su familia era vegetariana, menos ella. Digamos que hay gente que piensa que es cruel y sádica, pero ella lo niega con una sonrisa. Vamos, solo tiene veintiún años, no le haría daño a una mosca si no quiere. Pero sus padres la educaron para eso, para ser vegetariana y no ser cruel matando animales. Pero ella no atendía, no. Supone que por eso se separó tanto de su madre. Le importó demasiado lo que pasó después sin poder disculparse, o al menos tener tiempo de arrepentirse.
Aspecto Historico
Esta chica nace un tres de abril de hace ya bastantes años en Praga, bajo el nombre de Sàhara Burne Kiles. Desde pequeña fue un angelito con grandes mofletes de los que tirar y espachurrar. Una niña encantadora y adorable decían. Y no era mentira, pues la niña creció en el seno de una familia que amaba la vida, o al menos la diferente clase de vida que tenían. Bajo ellos, la niña fue educada por su madre y creció bajo su hermano, el mundo más allá de su cámara y su increíble e irritable curiosidad.

A pesar de lo pocos años que podían acompañarla, ya demostraba tener interés en todo aquello a lo que el mundo se refiere. Seria, una mentirosa de cuidado y todo un encanto de niña con grandes mofletes. ¿No era de esperar que la pequeña Burne fuera un trocito de cielo tal como creía su madre? Pues sí. Era una niña que correteaba de aquí para allá, que aprendió a trepar a los árboles antes que hablar y que lo primero que dijo lo dijo allí arriba. Una niña que, por mucho que la miraras, no podías sacar nada malo de ella. Todos la querían, era la alegría personificada.

Pero, ¿a qué te dan ganas de darle un tirón de sus sonrojados mofletes?

Bien, el tema es que hasta su queridos seis años era todo dulzura y curiosidad. Ay, lo que tuvieron que pasar su padres cuando la niña empezó a hablar. La niña no paraba de correr hacia su madre y pedirle que le explicara tal cosa o para preguntarle otra cual mucho más interesante. Todo lo interesante que pudiera ser saber lo que pasaba más allá de la vista de sus ojos. Obviamente, ¿cómo iban a dejar sus padres que una niña tan pequeña supiera los graves peligros que había tras ellos y a lo que día a día ellos se enfrentaban? Pues lo hicieron, y así fue como Burne supo que quería capturar cada momento con una cámara. O mejor: sentir como el mundo pasaba rápido por su lado. Sentir la adrenalina y que esta le hiciera adentrarse más en un mundo desconocido.

Pero también tenía problemas, sí. La niña nació con una enfermedad genética. Acromatopsia. Una enfermedad que solo la hacía percibir los colores blanco y negro. Nunca pudo ver ningún color y nunca supo como eran estos. Lo que más lamentaba su madre era que no pudiera apreciar lo precioso de un atardecer o saber de que color eran los ojos de su padre. ¿Y cómo se lo explicaba? Era como explicar a un perro a maullar como un gato; algo que nunca entendería si no lo vivía por si mismo. Nadie sabía como explicar a la niña como era el color azul de cielo o el verde de las hojas. Y eso le molestaba a Burne, puesto que la hacía ver rara y ella quería ser normal, y tal vez, perfecta.

Su vida a partir de eso es historia. Más bien la historia que cualquier niña adolescente pudiera tener. Normal, irritablemente normal. A Burne le aburría la rutina en la que se mantenía su vida. Correr, fotografiar a la gente y estudiar. ¿Había algo más emocionante que eso? Se escudaba en que sus piernas alcanzaran más velocidad que la última vez. Y más, cada vez más. Porque eso hacía que se sintiera bien y diferenciada del resto del mundo.

Hasta que sucedió algo que la dejó hecha polvo. Sus padres, ambos, murieron en un accidente de coche. Nada raro, pero malo. Su hermano, con solo veinte años, se hizo cargo de Burne y su hermana. Se quedaron solos, derrotados, indefensos. Burne dejó de correr por un tiempo, pensando que eso solo la haría estar peor ya que le recordaría a sus padres. Hasta que volvió a hacerlo y tomar el atletismo como una obsesión. Como alguien que fuma y no puede vivir sin el tabaco, eso le pasaba a ella.
Otros Datos

  • ¿Hace falta volver a nombrar su obsesión por correr?
  • Su primera cámara fotográfica se la regaló su hermano por un cumpleaños. Siempre le estará realmente agradecida, no solo por la cámara sino por todo lo demás, de tenerlo aún a su lado cuidando de ella y su hermana.
  • Le encanta correr de noche porque no hay gente que pueda molestarla mientras lo hace. Se siente libre cuando el cielo se llena de estrellas.
  • Ama a su hermana más que su propia vida. Es su alma gemela, a pesar de ser más pequeña que ella, la trata como si no hubiera nadie más en el mundo al que pueda darle todo su amor. ¿La causa? Por un repentino cambio de planes, su hermana no iba en el coche con sus padres. No quiere ni llegar a pensar que habría sido de ella si no llega a cambiar de idea.
  • Ajá, Burne nunca se ha "enamorado". Tal vez los típicos rollos chico-chica de una noche, o como mucho una semana, pero nada más allá que eso. Ni una relación seria. No lo busca, ni quiere encontrarlo. Más bien, huye de ello. No quiero condenarse a alguien para el resto de su vida.
  • De una manera u otra, lo que ocurre en el mundo le interesa. No sabía que puede estar pasando, o si es algo lo que lo está causando, pero sabe que, extrañamente, algo de su ser quiere saberlo.


Última edición por S. Burne Kiles el Vie Sep 21, 2012 3:26 pm, editado 1 vez
avatar
S. Burne Kiles

Mensajes : 18
Puntos : 15
Fecha de inscripción : 20/09/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: S. Burne Kiles +

Mensaje por Belia K. Svoboda el Jue Sep 20, 2012 9:41 pm

Ficha Incompleta
Postea acontinuación cuando acabes
.

_________________
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Belia K. Svoboda

Mensajes : 126
Puntos : 51
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: S. Burne Kiles +

Mensaje por S. Burne Kiles el Vie Sep 21, 2012 3:53 pm

Terminada :3
avatar
S. Burne Kiles

Mensajes : 18
Puntos : 15
Fecha de inscripción : 20/09/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: S. Burne Kiles +

Mensaje por Belia K. Svoboda el Vie Sep 21, 2012 3:59 pm

Ficha aceptada
¡Bienvenida a Praga!
.
avatar
Belia K. Svoboda

Mensajes : 126
Puntos : 51
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: S. Burne Kiles +

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.